Yoga para Embarazadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Científicamente se ha comprobado que el yoga otorga grandes beneficios, si se practica apropiadamente durante el periodo de gestación.






Antes de iniciar esta práctica, si estas embarazada es primordial que recurras a la opinión de un especialista en control prenatal (Gineco-obstetra) para determinar que no estás en presencia de un embarazo de alto riesgo o alguna enfermedad que impida la realización de las posturas de yoga.

 

Beneficios de practicar yoga para embarazadas

Si se practica de forma segura durante el embarazo, trae grandes efectos positivos tanto a la madre como al bebé, dentro de los cuales se encuentra:

 

  • Mejora los patrones de sueño, con las prácticas de yoga, el cuerpo adquiere un estado de relajación y control mental que ayudan a conciliar mejor el sueño.
  • Reduce los estados de ansiedad y el estrés.
  • Aumenta la elasticidad, la resistencia y la fortaleza muscular, requeridos durante el momento del parto.

 




  • Disminuye y controla los síntomas comunes del embarazo, tales como las náuseas, dolores de cabeza, problemas digestivos o dolores de espalda.
  • Controla el proceso de respiración.
  • Ayuda a la futura madre a disfrutar del periodo de gestación, a prepararse para el momento del parto y a recuperarse luego del nacimiento del bebe.

 

 

Tipos de Yoga para embarazadas

Sea cual sea el tipo de yoga que elijas, intenta practicar las posturas que más se adapten al periodo de gestación en el que te encuentras.

Lo importante es que la práctica de yoga brinde grandes beneficios a la madre y al bebé.

 

  • Ananda Yoga: esta práctica se caracteriza por ser suave, relacionada con el Hatha, combina lo físico con lo espiritual, preparando el cuerpo para la meditación y centrando la práctica en una serie de posturas físicas.

 

  • Hatha Yoga: es un estilo con un ritmo muy suave, que tiene muchas variantes y es muy recomendado para el periodo de gestación.

 

  • Yoga Integral: esta práctica de yoga combina posturas que provienen de diferentes escuelas y por eso su característica fundamental es el uso de técnicas de respiración, uso de mantras y diferentes posturas físicas que facilitan su adaptación a la etapa del embarazo.

 

  • Iyengar Yoga: se fundamenta más en la práctica de asanas o posturas específicas, que en técnicas de respiración. Integra el uso de accesorios como bloques de madera, bancos y cintas que apoyan la extensión de ciertas posturas que se consideran seguras durante el embarazo.





Posturas de Yoga para embarazadas

Las asanas que pueden practicarse durante el embarazo, deben seleccionarse de acuerdo a como avanza el proceso de gestación, preferiblemente deben seleccionarse posturas para cada trimestre del embarazo, ya que al salir de cada trimestre las complicaciones son diferentes.

Es por ello que las posturas o ejercicios físicos que se adopten deben ser seleccionados muy cuidadosamente de manera tal, que no representen ningún riesgo para la madre, ni para el bebe.

A través del yoga, se logra integrar maravillosamente el estado físico del cuerpo, con el estado emocional durante el embarazo, tan importante para toda mujer.

 

Primer trimestre

Es el periodo más delicado del estado de gestación. Las asanas que pueden practicarse tienen que ser aquellas que aportan estados de relajación tales como técnicas de meditación y respiración, que no requieren gran esfuerzo físico y resultan muy beneficiosas.

 

Segundo trimestre

Se practican asanas que mejoren la circulación de la sangre, promuevan estados de relajación en las extremidades superiores e inferiores, ayuden el proceso digestivo y a prevenir el estreñimiento.

 

Tercer trimestre

Es recomendable las posturas de yoga que brinden vitalidad en órganos como el corazón, los riñones y el cerebro, por lo que son esenciales los ejercicios que ayuden a la respiración y a la circulación.

También son vitales en esta etapa del embarazo, aquellos ejercicios que fortalecen y tonifican la columna, así como la zona central del cuerpo, brindando elasticidad a las caderas y la zona pélvica, preparándolas así para el momento del parto.





Consejos y precauciones

La ideal es realizar las asanas y ejercicios de yoga teniendo en cuenta las recomendaciones de un especialista, ya que a pesar de los grandes beneficios que aporta el yoga durante el periodo de gestación, las contraindicaciones en cada caso dependen de muchos factores tales como la postura del bebe y complicaciones por enfermedad o limitaciones físicas de la embarazada.

En todo caso lo ideal es disfrutar la práctica del yoga sin que ocasione molestias ni riesgos al embarazo.