Al empezar a practicar yoga, existen algunas posturas que cuestan mantener e incluso llegar a realizar correctamente. En estos casos las cintas de yoga juegan un papel fundamental.

Beneficios de usar la correa para yoga

La principal función de una correa de yoga es brindar un mejor agarre y seguridad al realizar una postura. Te ayuda a lograr un mejor estiramiento de los músculos sin riesgo a perder la estabilidad.  

A medida que avanzas en las posturas, también necesitarás tener más flexibilidad. Con la ayuda de las correas de yoga podrás lograr estirar los músculos hasta donde jamás lo has logrado sin sacrificar la postura.

 

¿Cómo usar el cinturón de yoga?

Una de las primeras posturas que cuesta mantener a los principiantes es el cierre delantero. Con las cintas de yoga no tendrás ningún problema en realizarla. Siéntate sobre una esterilla con las piernas flexionadas. Toma un extremo en cada mano y pasa la cinta por debajo de las plantas de los pies.

Ayúdate de las correas para levantar y estirar las piernas tratando de conseguir la forma de una V. Aquí estarás trabajando los músculos de los abdominales y las piernas.

 

Otra postura puedes ser la vaca simplificada. Comienza sentado sobre una esterilla con las piernas flexionadas. Luego dobla la correa de yoga por la mitad y toma de uno de los extremos con la mano derecha. Pasa por encima del hombro hacia atrás de la espalda y trata de tomar el otro extremo de la cinta con la mano izquierda.

Una vez lo hayas logrado trata de subir la mano izquierda por la correa hasta intentar tocar una mano con la otra. Luego cambia las manos. Con esta postura se trabaja los músculos de los hombros y pectorales.

Este accesorio no solo es fundamental para realizar estas posturas básicas, sino que también es realmente útil para las más avanzadas, tales como la pose del bailarín.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Making a Mamma (@sophialandells)