Historia del yoga

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…






La historia del yoga ha ido evolucionando con el paso de la generaciones y las necesidades sociales del momento.

La práctica del yoga, en muchos sitios del mundo es considerada como una disciplina deportiva donde se practican una serie de posturas físicas, ignorando tal vez que en los antecedentes del yoga lo encontramos como un conjunto de técnicas de meditación enfocadas en lograr el crecimiento espiritual, donde el hombre se centra en sí mismo y no en un único Dios.

 

Origenes del yoga

 

Durante siglos el ser humano ha buscado respuestas a muchos interrogantes sobre la vida, escudriñando en su propia conciencia y no basándose en el conocimiento de otros ni en lo escrito en los libros sagrados.

Intentando hallar estas respuestas, es como han surgido prácticas como la del yoga.

Para conocer a fondo la historia del yoga es necesario estudiarla desde su desarrollo en oriente, principalmente en países como China e India, donde esta disciplina tenía como finalidad la evolución
espiritual, encontrar armonía consigo mismo y con el entorno.






La importancia del yoga radica no solo en el desarrollo de la espiritualidad del hombre sino también en su práctica, ya que esta demostrado que puede ayudar a pacientes con algunos problemas de salud.

 

Historia del yoga en Oriente

 

Los orígenes del yoga fueron registrados a comienzos del siglo XV A.C, en países del lejano oriente, concretamente en la India, por lo que el yoga es considerado “el regalo de la India al mundo”.

Originalmente, la práctica de las técnicas del yoga estaban destinadas a propiciar el crecimiento espiritual del hombre. Los hindúes promueven desde los comienzos, la fusión del yo transitorio, que para ellos es definido como jiva finito y el yo eterno o Brahma finito.

Este último término significa “Dios” el cual era algo meramente espiritual que existe entre todo lo que es real, lo que se conoce como la doctrina del panteísmo, cuya creencia era basada en que todo lo que existe es Dios, por lo que como doctrina, el yoga considera al hombre como un Dios; en contraste a lo que enseña la biblia, donde se presenta a Dios como creador y el hombre una de sus creaciones.

 

india man

 

Es así como la biblia muestra al hombre como hecho a imagen y semejanza de Dios y el cristianismo revela el pecado como el más grave problema de la humanidad y todo debe ajustarse a los designios de un dios.

Para el yoga oriental el problema del hombre es su ignorancia, puesto que no entiende que él, es Dios y que todo en el universo debe estar en perfecta armonía y unión, por eso se requiere de gran esfuerzo, concentración y dedicación para alcanzar las metas que se propone.





Orígenes del yoga en Occidente

 

La historia del yoga evolucionó en occidente gracias al maestro yogui B.K.S Iyengar (fundador de la escuela de yoga que lleva su nombre).

En el año 1950 se convierte en el embajador del yoga en occidente como consecuencia de haber conocido al violinista Menuhin, quien padecía de una lesión en su brazo izquierdo y le impedía tocar su instrumento.

El violinista encontró en las prácticas de yoga de Iyengar el alivio a esa lesión que le aquejaba y fue así como dos años después le propuso viajar a Suiza a difundir esas enseñanzas las cuales estaban basadas principalmente en las posturas físicas.

Iyengar, recurrió al yoga desde niño por problemas de salud, ya que padeció de enfermedades como la tuberculosis y la malaria. Fue así como consiguió en la práctica del yoga una gran fortaleza, es por eso
que el yoga en la región occidental nace como una opción terapéutica.

No obstante, esta evolución terapéutica de la práctica de yoga no necesariamente debe verse como algo aislado de los orígenes hindúes del yoga, pues depende del estado en que te encuentres cuando estás haciendo yoga.

Puedes utilizar el yoga solo como un ejercicio físico que mejora la salud y apariencia del cuerpo o seguir su doctrina integral, donde lo esencial sea la espiritualidad a través de la meditación y las posturas físicas, que para los orientales son conocidas como práctica de asanas, las cuales han demostrado aportar beneficios físicos y espirituales.

 


 

Y tú, ¿Hacia dónde crees que evolucionará la historia del yoga?